lunes, 8 de abril de 2013

Diez cosas que debes saber si quieres tener tu blog


Blogs no faltan. Basta con navegar la web para toparse con infinitas bitácoras de temáticas tan variadas como personas hay en el mundo. 

La relación “ciberusuario” – blog puede ser esporádica (“de casualidad llegué aquí, leo lo que me interesa, sigo navegando y ya no recuerdo ni el nombre del blog”) o mucho más fiel (“me encanta lo que se publica en este blog y sigo todos sus posts”). 


Considerando estos dos públicos, la gratificación para quien escribe vendrá principalmente del segundo grupo, porque eso significa que lo que tiene para decir es valorado por alguien. ¿Pero cómo se logra mantener y hacer crecer a este segundo público? Con contenido original y de calidad y con mucha mucha constancia (¡muchos blogs tienen vida corta!). 


Pilar D.M. (28), la autora de El Dado del Arte, un blog especializado en arte que recientemente ha formado parte del proyecto Arcobloggers, es consciente de ello. Desde 2006, alimenta sin pausa su blog con contenido propio sobre videoarte, escultura, pintura, fotografía, diseño y otros. Aquello que comenzó como trabajo para una asignatura de la carrera Historia del Arte en la Universidad de Salamanca, es hoy su marca registrada y lo que le abrió puertas para participar en seminarios y conferencias sobre blogs de arte. Actualmente es docente en diversos cursos online en Ártica, un centro cultural 2.0 que desarrolla servicios de formación, consultoría, asesoramiento e investigación para la implementación de proyectos artístico-culturales en Internet.

Desde el MGC, la conocimos a través de su blog y le pedimos un encuentro “cara a cara”. De una conversación que duró más de dos horas y que giró en torno de arte, cultura y tecnología, sacamos las siguientes conclusiones:


1. El blog muestra un punto de vista personal

“Me di cuenta de que la mayoría de los medios de comunicación hablaban de lo mismo y de que había un montón de movimiento cultural que no se publicaba en ningún lado. Yo tenía obra de amigos míos que eran muy buenos y que nadie recogía. Empecé mi blog para mostrar lo que nadie mostraba, haciéndolo desde mi punto de vista”.


2. El blog es una cosa seria

“A la hora de tener un blog veo que a la gente le falta seriedad en la constancia, en la ortografía, en la poca creatividad para titular y en las técnicas de difusión de contenido que utilizan”.


3. El blog exige una rutina

“Tengo diferentes caminos para conseguir contenido: me llegan newsletters de instituciones culturales y hago un filtro, voy a ferias y conozco artistas, tengo amigos que cuelgan cosas muy interesantes en sus Facebook, leo las noticias del día y llevo siempre una libreta para anotar ideas de posts que quiero publicar”.


4. El blog saca tiempo

“No tengo tardes ni fines de semana. Dedico ese tiempo a escribir las entradas del blog. En general aprovecho los domingos para planificar y adelantar los próximos posts”.


5. El blog piensa en su público

“El público de mi blog ha ido variando, ampliándose. Desde que tengo Twitter ha crecido mucho. Yo siempre digo una cosa: escribo de modo comprensible para que nadie se sienta excluido. Si mi madre lo entiende, que no es conocedora del arte, lo entiende todo el mundo. Lo mejor que me pasó fue que un informático me dijera: Me encanta el arte desde que leo tu blog”.


6. Sabemos mucho, pero no sabemos cómo contarlo

“El problema que tenemos los que venimos de Historia del Arte o carreras de Humanidades es que tenemos un montón de contenido y no sabemos cómo comunicarlo, como hacerlo visible, cómo convertirlo en viral”.


7. El mundo de las redes sociales es nuevo. Todos estamos aprendiendo

“Todavía nos falta aprender muchas lecciones en el manejo de las redes sociales y, más aún, si estás representando a una empresa o institución. Por ejemplo, el museo del Prado es una gran institución, pero en Twitter deja mucho que desear. Ponen como community managers a personas con poca experiencia y poco sentido común. Hay que saber lidiar con un usuario en Twitter, puede liarte mucho, tienes que saber cuál es tu ratio de respuesta y qué tienes que decir”.


8. El siglo XXI nos exige ser multifacéticos

“En 2013 necesitas tener más formación, ser una persona multidisciplinar, capacitarte más allá de la teoría que te han dado en la carrera. Por ejemplo, un diseñador gráfico que no se ha salido del papel y no sabe de diseño web es que no se ha movido. Hoy día no es: yo soy esto y ya está”.


9. Un gestor cultural debe dominar las herramientas tecnológicas

“A un alumno de Gestión Cultural le diría que estamos en el siglo XXI. Que use Pinterest y que consiga que los contenidos se pineen entre sus compañeros. Que conozca a fondo el universo Google: calendars, docs, readers, sketchup, etc. Que sepa manejar las plataformas de blogs (Wordpress o Blogger). Un poco de html y SEO siempre viene bien. Y, para coronar el perfil ideal, que tenga conocimientos de marketing y comunicación”.


10. Saber “curar” el contenido de la web

“Creo que es el puesto del futuro. Una persona que de 3000 noticias pueda separar lo que vale y lo que no. Una persona que lea la información que circula en Internet, que seleccione y que aporte un nuevo punto de vista. ¡El tiempo que va a ahorrarle a una empresa no tiene comparación ni precio!”.