martes, 20 de mayo de 2014

Experiencias en prácticas: Vanessa Cortese

Me llamo Vanessa Cortese, soy italiana e hice el Máster Universitario en Gestión Cultural en la Universitat Internacional de Catalunya durante el año académico 2012-2013. 

Desde pequeña me gustó el arte y la cultura en general. Desarrollé una actitud humanista y antropocéntrica: el arte en todos sus matices es la máxima expresión del ser humano y de su alma. Mediante ella el hombre se define, comunica, se abre a sí mismo y al otro, se conoce y conoce, disfruta, comparte, emociona y evoluciona. Esto me llevó a elegir estudiar Historia del Arte en la Universidad de Milán. Después de un Servicio de Voluntariado Europeo en Dinamarca en un centro de actividades culturales y ocio y varias experiencias de prácticas y trabajo más o menos relacionadas con el sector cultural, quise completar mi formación dándole un enfoque más práctico a través de este Máster de la UIC.


Hice mis prácticas durante el verano pasado en el Festival Rototom Sunsplash en Benicassim. Se trata del festival reggae más grande e importante de Europa. Este año ha tenido un éxito histórico de participantes desde que nació hace 20 años: 240.000 personas en 8 días de pura energía y "good vibration".

¿Por qué quise hacer mis prácticas en este festival? Bueno, estaba buscando una institución grande porque tuve otras experiencias de prácticas en entidades pequeñas. Este festival me pareció la mejor opción para mi: nació en Italia como yo, es de música reggae, uno de mis géneros favoritos de música y va mas allá de la música. Yo estuve trabajando en Departamento de Cultura que "monta" un Foro Social muy potente ligado cada año a un lema bajo el cual se mezclan temáticas políticas y sociales muy actuales.

Además el Área de Cultura se ocupa de gestionar las ONG's que cada año quieren estar presentes en el Festival para poder darse a conocer y sensibilizar a la gente sobre los problemas actuales. Toda mi práctica ha estado ligada a estas asociaciones: desde las acreditaciones hasta el día a día del festival. Ha sido una experiencia global: he podido vivir el antes, el durante y el después de la gran máquina del festival. Me he relacionado con muchas personas diferentes que compartieron conmigo sonrisas y experiencias.

Trabajar en festivales de este tamaño requiere mucha energía, pocas horas de sueño, una tensión constante que se aguanta gracias a todos los estímulos humanos e intelectuales que te rodean.

Rototom Sunsplash es más que un simple festival musical de gran tamaño. Es una visión positiva de todo los que nos rodea, una utopía, una esperanza, una posibilidad de prácticas acogedora y vibrante que os invito a disfrutar.