miércoles, 24 de diciembre de 2014

Karina y Eduardo, becarios de la Fundación Carolina para estudiar el Máster Universitario en Gestión Cultural de la UIC durante el curso académico 2014-2015

Os presentamos a Frida Karina Bolio Lattuada y Eduardo Carrera Rivadeneira, alumnos del Máster Universitario en Gestión Cultural que han obtenido la beca de la Fundación Carolina para cursar sus estudios en la Universidad Internacional de Catalunya en el curso académico 2014-2015. Esta semana nos han concedido la siguiente entrevista donde podréis conocer algunas de sus inquietudes. Fue un placer hablar con ellos y es un privilegio tenerlos también como alumnos.  



Frida Karina Bolio Lattuada nació el 6 de febrero de 1988 en la Ciudad de México. Su interés por las diferentes culturas la llevó a realizar la Licenciatura en Relaciones Internacionales, en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey en el 2012. Completó su formación en el Instituto Lorenzo de Medici en Florencia, donde cursó materias sobre museología, planificación de eventos y análisis del arte. También participó en el Simposium Internacional: Ocio, Museos y Familia en el año 2013. Recientemente se especializó en Diplomacia Cultural en el Centro Nacional de las Artes de México.





Eduardo Carrera Rivadeneira nació el 11 de diciembre de 1987; es licenciado en Artes Visuales por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Cofundador de No Lugar-Arte Contemporáneo un espacio de exposiciones y residencias artísticas en la ciudad de Quito (Ecuador); su experiencia como gestor cultural y curador ha estado enfocada a generar espacios para la producción, exhibición, promoción, difusión, fomento, e intercambios en las artes visuales y performance, organizando exposiciones, gestionando galerías y proyectos culturales, premios y programas de residencias artísticas.


Karina y Eduardo, ¿podríais contarnos algunas de vuestras experiencias dentro del sector cultural en las que hayáis participado antes de iniciar el Máster en Gestión Cultural? 

Karina: Si bien la carrera que estudié no está directamente relacionada con el sector cultural, siempre me mantuve muy activa en distintas disciplinas artísticas al realizar talleres de danza, pintura y música. Mi primer acercamiento en el plano profesional fue colaborando como becaria en el Museo Soumaya de mi ciudad, dentro del Departamento de Comunicación Educativa, donde tuve la oportunidad de desarrollar un programa de visitas y talleres para personas de la tercera edad y apoyar en la ejecución de actividades del museo. Más adelante ingresé en el sector público como becaria dentro de la Dirección de Cooperación Cultural Internacional del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México (CONCALCUTA), donde desempeñé actividades de seguimiento y traducción de documentos jurídicos -convenios, acuerdos y programas de cooperación en materia cultural-; investigación de actividades de cooperación cultural realizadas entre México y Europa, tanto a nivel bilateral como multilateral; análisis de organismos internacionales dedicados a la cooperación cultural internacional, para evaluar la posible participación de México; y propuestas de actividades culturales en eventos internacionales, entre otras. Por último, participé en el proyecto de rescate del Instituto de Cultura Americana (ICA), organismo internacional fundado en 1932 en Argentina, dentro de la elaboración de propuestas para la creación de una sede en México, recuperando el archivo histórico de su gestión en este último país.

Eduardo: Antes de viajar a Barcelona trabajé en la Fundación Museos de la Ciudad (Quito) como Jefe del Área de Investigación y Patrimonio, donde desarrollaba proyectos vinculados a la construcción de imaginarios sobre la ciudad a través de las artes y el patrimonio, en colaboración con el Instituto Metropolitano de Patrimonio. También fui parte del equipo de curadores del Centro de Arte Contemporáneo de Quito donde tuve la oportunidad de realizar proyectos curatoriales como la exposición colectiva (Ya no) es mágico el mundo y Premio Brasil, un estímulo para artistas emergentes impulsado por la Embajada de Brasil en Quito. He trabajado con exposiciones y realizado investigaciones sobre prácticas artísticas vinculadas a la identidad, género, políticas de representación, teoría queer, etc. He sido curador y gestor de la exposición de artes visuales en el marco del Mes del Orgullo LGBTI en 2013 y 2014, y trabajé en el proyecto Cartas de Mujeres liderado por la ONU Mujeres y el Municipio de Quito. Escribo sobre arte contemporáneo para revistas, periódicos, blogs, catálogos y desde el 2010 soy director de No Lugar-Arte Contemporáneo. 


La beca de la Fundación Carolina es conocida internacionalmente por premiar la excelencia académica de alumnos iberoamericanos que quieren completar sus estudios universitarios en España. ¿Qué ha supuesto para vosotros haber conseguido esta beca?

Karina: Lo considero un gran logro, una enorme oportunidad para continuar mi preparación y desarrollo profesional. También me confirma que si se trabaja en lo que uno verdaderamente ama y pone todo su empeño en ello, siempre llegan las recompensas. 

Eduardo: El haber obtenido la Beca de la Fundación Carolina es una herramienta fundamental que me ayuda a configurar una identidad como profesional, en torno a una de mis preocupaciones fundamentales con respecto a la gestión, la administración y divulgación de la cultura y las artes, ya que representa un canal de formación especializada y oficial. De igual forma, esta beca me permite un periodo para reflexionar sobre mi práctica como gestor cultural, volver la mirada a mi trabajo previo, y evaluar aciertos y desaciertos, con la posibilidad de mirar al futuro, y siempre con el compromiso puesto en aportar los conocimientos adquiridos a mi contexto profesional.


La Fundación Carolina tiene convenios con diversas universidades repartidas por todo el territorio español. ¿Por qué elegisteis Barcelona para cursar el Máster Universitario en Gestión Cultural en la Universitat Internacional de Catalunya?

Karina: Desde la primera vez que visité Barcelona, hace ya tres años, me quedé maravillada de la gran belleza y riqueza cultural de esta ciudad, que se encuentra no solamente en sus increíbles museos, sino que construye un diálogo constante al reinventarse día a día con proyectos culturales que abarcan todos los sectores de la gestión cultural.

Eduardo: Barcelona es un referente cultural a nivel mundial; para mi es importante analizar, medir y conocer los sistemas y modelos de gestión de cada lugar: Barcelona, Buenos Aires, Bogotá, Lima, Quito... En este sentido, Barcelona me interesaba por su modelo y oferta cultural: fabricas de creación, festivales, cursos y congresos sobre artes y cultura. En estos cuatro meses que llevo viviendo en Barcelona he podido asistir a talleres, charlas y exposiciones difíciles de encontrar en cualquier otra ciudad.



Karina, tu país de procedencia es México, ¿qué diferencias percibes entre la actividad y gestión cultural de México, D.F. y la de Barcelona?

Karina: Si bien ambas ciudades cuentan con una amplia oferta cultural, en Barcelona la sociedad civil se encuentra bastante involucrada en la creación de dicha oferta al contar con centros culturales autogestionados, y fábricas de creación que dan cabida al desarrollo de nuevos proyectos, así como el impulso a artistas emergentes. Por el contrario, en México buena parte de la oferta cultural parte del sector público y de las fundaciones privadas de las grandes empresas, de tal forma que la ciudadanía se limita tan solo a tener un papel de mero consumidor.


Eduardo, tu vienes de Quito, la capital de Ecuador, y conoces muy bien la escena quiteña. ¿Podrías decirnos qué diferencias percibes entre la cultura de tu ciudad y la de Barcelona?

Eduardo: Las diferencias son muchas. Quizás las que más me impactan de Barcelona son la forma de integrar la cultura a la vida cotidiana de la población, la oferta cultural, las estrategias para el desarrollo de audiencias en los museos y la cercana relación entre tecnología y patrimonio. A nivel de políticas culturales es importante volver la mirada a Barcelona, es una ciudad que en lo poco que conozco tiene un plan estratégico cultural que cumple expectativas tanto para las escenas locales (ciudadanos y residentes), como para el turismo; esto creo se debe a un modelo participativo en la construcción de políticas culturales y además a la implicación de los tres sectores (público, privado y mixto); algo que no sucede en la mayoría de las ciudades de Latinoamérica.

En Quito existe la posibilidad de pensar modelos, desarrollar audiencias, es un campo fértil de acción al no contar con programaciones culturales sostenidas en sus museos o instituciones culturales. La ejecución de políticas culturales en Quito es bastante breve, ya que se ha trabajado únicamente durante estos últimos cuatro años, y tampoco existe una participación real de los tres sectores; quizás el sector publico es el que aporta en "mayor" medida, sin olvidar las iniciativas independientes que activan con fuerza la escena quiteña y la de la mayoría de escenas en Latinoamérica. 


¿Qué esperáis aportar a la cultura de vuestro país cuando regreséis? 

Karina: Al tener una formación más sólida dentro de la gestión cultural, mi principal interés es el de desarrollar proyectos de amplio impacto que den una mayor accesibilidad a la cultura, sirviendo ésta de vehículo para crear cohesión social y bienestar, ya que creo firmemente que a través de la cultura es posible erradicar la violencia y crear comunidades más unidas con una mejor calidad de vida.

Eduardo: Espero tener la posibilidad de desarrollar un trabajo constante en beneficio de las escenas locales. Ser gestor cultural es trabajar dentro y fuera de los muros de las instituciones, con un rol multidimensional que incluye la investigación, la crítica, la educación, la comunicación, el marketing y la política pública. Para mi es importante entender mi profesión como cómplice de una comunidad, artística y ciudadana; de igual forma me interesa generar puentes entre mi escena local de trabajo, con comunidades artísticas internacionales. 


Llegasteis a Barcelona a finales de septiembre de 2014. ¿Podríais compartir con nosotros alguna experiencia gratificante de estos cuatro primeros meses como alumnos del Máster Universitario en Gestión Cultural de la Universitat Internacional de Catalunya? 

Karina: La experiencia más gratificante que he tenido en el máster ha sido la de convivir en un ambiente multicultural, teniendo la posibilidad de aprender de las visiones y experiencias de mis compañeros, lo cual da una mayor riqueza al diálogo establecido entre alumnos y profesores dentro y fuera del aula. 

Eduardo: Compartir el aula con gente de distintos lugares del mundo y de diferentes campos de acción es sin duda una experiencia gratificante, pues creo que la cultura tiene la capacidad de hacer desaparecer las fronteras. Conocer y trabajar con gente que viene de distintas profesiones me ha dado la posibilidad de mirar a la cultura como un campo que necesita constantemente del diálogo y de la transversalidad de ideas, visiones y técnicas. Como dice Nicolás Bourriaud, director de la École nationale supérieure des Beaux-Arts de París: "el arte es el lugar que produce una sociabilidad específica a diferencia de la televisión, que tensiona el espacio de relaciones”.


Y para finalizar, ¿qué sitio web, blog o libros recomendaríais a nuestros lectores?

Karina: Siempre he pensado que la Literatura es una perfecta herramienta para conocer otras cosmovisiones dentro de un contexto y época determinados; es decir, es una puerta hacia otras culturas. En este sentido, las novelas que más recomendaría para comprender otras culturas y momentos coyunturales son La insoportable levedad del ser de Milan Kundera, El dios de las pequeñas cosas de Arundhati Roy y Persépolis de Marjane Satrapi.

Eduardo: Les quisiera invitar a conocer un proyecto cultural dedicado al fomento, difusión y promoción de las artes visuales en Quito en el que podrán descubrir artistas ecuatorianos con una proyección internacional de gran interés No Lugar-Arte Contemporáneo, y también mi tumblr, donde podrán encontrar mis escritos y reseñas.

Karina: Me gustaría recomendar a los futuros alumnos iberoamericanos que quieran cursar el Máster Universitario en Gestión Cultural en la Universitat Internacional de Catalunya que soliciten las becas de la Fundación Carolina ya que son una gran oportunidad de crecimiento personal y les permitirá vivir una experiencia en un país tan hermoso y lleno de cultura como España.


¡Muchas gracias a los dos! ¡Seguiremos vuestras trayectorias con mucho interés! 


miércoles, 10 de diciembre de 2014

Visita profesional del Máster Universitario en Gestión Cultural a la Casa Batlló


El día 21 de noviembre nuestros alumnos del Máster Universitario en Gestión Cultural visitaron la Casa Batlló -obra del arquitecto Antoni Gaudí, máximo exponente del modernismo catalán- con el nuevo dispositivo de videoguía, que ofrece un concepto de visita cultural muy dinámica y atractiva. A través de esta aplicación que incorpora realidad virtual y aumentada, nuestros alumnos han podido comprobar cómo vivía la familia Batlló en la Barcelona de principios del siglo XX y han conocido el mobiliario de la planta noble y del resto del edificio dejándose sorprender con las animaciones de formas orgánicas y naturalistas que hacen alusión a la originalidad estética del edificio. Casa Batlló está incorporando este nuevo sistema de videoguías de manera progresiva y actualmente cuenta con cien de estas videoguías disponibles en diez idiomas: catalán, castellano, francés, inglés, italiano, alemán, chino, japonés, ruso y portugués.


El recorrido de los alumnos por el vestíbulo, la escalinata principal, la planta noble, el desván, la azotea con sus conocidas chimeneas y el patio de luces terminó con una charla profesional impartida por la responsable de visitas de la institución, Ana María Acosta y el responsable de los canales online, Albert Burull. Ambos profesionales nos hablaron de la gestión de este singular edificio por parte de la sociedad Casa Batlló S.L., que se ha hecho un nombre de prestigio y seriedad, caracterizándose por una gestión abierta e innovadora en todos los ámbitos.


Entre las líneas principales en las que se centró la exposición estaban las dedicadas a la conservación y restauración del edificio y a las de su gestión. En lo que respecta a la conservación y restauración, hemos sabido que la Casa Batlló recibió el Premio Europa Nostra 2004, por la conservación de su Patrimonio Arquitectónico y que fué inscrita por la UNESCO en la lista del Patrimonio Mundial en julio de 2005. 

En cuanto a su gestión Ana María nos desveló que entre los gastos más importantes a los que tiene que hacer frente la Casa Batlló se encuentran aquellos destinados a la conservación y restauración del edificio y a los costes fijos, que afrontan con los ingresos de las entradas (70%) y a través de las ventas de los artículos de su tienda (30%), ya que ésta es una institución estrictamente privada.

Ana María Acosta también nos habló de la excelencia y la calidad de la experiencia cultural que ofrecen al visitante como elementos distintivos, y que hemos podido comprobar en la visita realizada. Una gestión cultural de calidad que se ha ido forjando a lo largo de estos últimos doce años desde que Casa Batlló abrió sus puertas al público en el 2002 con motivo del Año Internacional Gaudí.
 
En el año 2012 y con motivo del décimo aniversario de su apertura se realizó una proyección de video mapping sobre su fachada, con una obra audiovisual creada para la ocasión, que permitió desvelar cada una de las simbologías que inspiraron al genial arquitecto. La organización Eventoplus quiso reconocer la originalidad e innovación de este evento y le otorgó en su 8ª Edición Nacional el Oro al Mejor Evento Cultural del 2012.



Por otro lado, Albert Burrull también nos habló del aumento continuado de las visitas a Casa Batlló alcanzando en el último año unas 800.000 visitantes, de los cuales el 95% son turistas y el 5% es población residente en Barcelona, a pesar de contar con una tarifa reducida durante todo el año.

Finalmente nos hablaron sobre las alianzas estratégicas que Casa Batlló mantiene con diversas entidades públicas y privadas con objeto de impulsar y promover la cultura y el patrimonio en Barcelona. En este sentido hemos tenido la oportunidad de ver el último spot publicitario de la institución titulado LOVE Casa Batlló, que ha sido galardonado este año con el Primer Premio en la categoría de mejor película de turismo cultural en el Festival Internacional de Films Turísticos de Riga.



Se trata de un premio que ha reconocido el esfuerzo y la dedicación de todos los que han gestionado Casa Batlló y que siguen apostando por la innovación en la oferta, en los contenidos y en el desarrollo tecnológico para ofrecer al visitante una experiencia cultural y artística de calidad.