lunes, 26 de enero de 2015

Nuestra alumna Jana Ugaz: "Europa y las Américas: tendiendo puentes culturales"

Fotografía de Benjamin Sueno






María Alejandra Ugaz Vasquez, alumna de nuestro Máster Universitario en Gestión Cultural, participó en diciembre del 2014 en el encuentro celebrado en Bruselas sobre la Cultura en Relaciones Externas y Diplomacia Cultural organizado por ENCATC. A su vuelta, Jana ha querido compartir con todos nosotros su experiencia e impresiones en la amplia reseña informativa que aquí nos ofrece.




Fotografía: Benjamin Sueno


By Jana Ugaz | 21 de enero de 2015 

El pasado 8 y 9 de diciembre fui invitada a Bruselas -Bélgica- para participar en la academia en Cultura en Relaciones Externas y Diplomacia Cultural (enfocada en las Américas), organizada por ENCATC, una organización sin fines de lucro fundada en 1992 que representa y reúne a más de 100 instituciones educativas y culturales de 40 países alrededor del mundo. Esta entidad programa y ofrece regularmente espacios de discusión e intercambio para enriquecer el conocimiento, compartir metodologías, y aprender de las experiencias dentro del sector cultural para fomentar una mejor administración y política cultural.

En el referido evento, fuimos 42 participantes de 17 nacionalidades diferentes, de diversas edades y profesiones, quienes durante dos días discutimos sobre la cooperación cultural entre Europa y las Américas, el branding cultural y el rol que ocupa la cultura y la educación en las relaciones internacionales. También se presentó una rueda de buenas prácticas en el tema, con énfasis en las oportunidades que existen para el intercambio internacional y financiamiento de agentes culturales entre América Latina y Norte América o Europa.

Como suele suceder después de los debates realmente buenos, regresé a Barcelona con más preguntas que respuestas, pero con una idea mucho más clara sobre dónde y con quiénes animarme a buscarlas. Como es usual, el primer día cada participante se presentó frente al grupo. Diplomáticos, políticos, directores de museos, empresarios culturales, profesores, estudiantes de doctorado, en fin, ya empezaba a sentirme yo muy intimidada por estar recién en el proceso de obtener mi máster (y además siendo una de las más jóvenes del grupo) hasta que llegó mi turno y a todos parecieron abrírseles los ojos cuando dije: “Hola, me llamo Jana Ugaz, tengo 24 años, soy pintora, estoy haciendo un Máster Universitario en Gestión Cultural en la Universitat Internacional de Catalunya y vengo de Perú.” 

¡¡¡¿Perú?!!!

Claro, el evento estaba enfocado en las Américas, pero la sala estaba llena de europeos y norteamericanos. Yo era la única representante de Sudamérica, algo que yo -y al parecer nadie- esperaba, pero que definitivamente hizo aún más interesante la academia. Escuchar desde un punto de vista europeo lo que se pensaba de países como el mío, y en términos de relaciones internacionales cuáles eran los problemas u obstáculos que consideraban más importantes, qué beneficios contemplaban, qué les interesaba o no, etc. Verdaderamente fue una experiencia diferente y muy enriquecedora. 

Es interesante la distancia, lo desconocido, porque se suele olvidar que siempre se da por partida doble; muy pendientes todos de mis intervenciones o en las conversaciones durante los breaks, pero creo que nadie notó que yo estaba igualmente impresionada por tener sentada al lado a alguien de Lituania, Malta o Irlanda. 


Fue aquella exclusividad lo que en definitiva marcó mi experiencia. Desde la primera presentación en la que la Dr. Carla Figueira, Directora del Máster en Política Cultural en Goldsmith y una de las organizadoras del evento, nos introdujo a los temas a tratarse durante la academia y algunos conceptos básicos y datos importantes sobre la relación entre Europa y las Américas. Se habló sobre la obvia relación histórica; desde los viajes de Colón, la conquista, el legado religioso y del idioma, hasta la creciente tendencia migratoria desde América Latina hacia Europa y las nuevas dinámicas económicas que existen entre ambos continentes.




La crisis, esta palabra que ya parece haber perdido significado de tanto escucharla, ha obligado a Europa a mirar hacia otros lados, abrir más sus puertas y si se me permite decirlo, asumir una nueva actitud de humildad. Ejemplo de ello fue que se destacaran al Papa Francisco (Argentina) y al Presidente José Mujica (Uruguay) como figuras importantes sobre las cuales, expusieron, Europa tendría mucho que aprender en temas morales y valores culturales. Claro, esto desde mi punto de vista no parecía ser muy representativo, no hay que olvidar que por esos días México estaba de luto por la “desaparición” de 43 estudiantes, y me sorprendí aún más con esta idea que parecía generalizada entre los asistentes, con una frase en particular: “Durante siglos, históricamente (refiriéndose a la conquista) Europa ha intentado imponer sus códigos morales o modelos económicos y políticos en América Latina, pero creo que el tiempo nos está enseñando que tenemos mucho que aprender de sus culturas, me parece que ha llegado el momento en que el intercambio realmente sea un intercambio”. 


¡Y por supuesto! América Latina, con todos sus sabores diferentes tiene tanto, pero tanto que ofrecerle al mundo que hice un gran esfuerzo (grandísimo) y olvidé por un momento la frustración, la política, la “crisis” (que para nosotros no se llama crisis sino pobreza), la falta de ciudadanía y el desaprovechamiento cultural y contesté: "¡Sí, claro, ya era hora!".

Es importante compartir, entonces, las trabas que hay en el camino para que se produzca un intercambio auténtico. Independientemente del sector, del tema, o del país particular, se expuso, y estoy de acuerdo, que uno de los problemas principales es la falta de institucionalización y apoyo por parte de los gobiernos al sector cultural en general. Las iniciativas europeas terminan tratando con organizaciones o fundaciones, con el ciudadano y no a través del gobierno, lo cual pensando en la política cultural de mi país (o la falta de) y la corrupción, cáncer de América Latina, pienso que está muy bien, que mejor así. Pero claro, idealmente, el gobierno sí que debería no solo estar implicado, pero promover, facilitar e incentivar el intercambio.

Otro desafío importante y que se nombró más de una vez, es el complicado y engorroso proceso de aplicar para una visa europea. Y es que es obvio, si lo que se desea es el intercambio, los artistas, los agentes culturales deben poder viajar. 

Y como se citó a Joan Channick (Theater Communications Group) en una de las presentaciones: “Hay una diferencia fundamental entre la posición oficial de diplomacia cultural, en donde la cultura es considerada una simple herramienta, o peor, un arma- y la posición que toman los artistas. Los artistas se comprometen con el intercambio cultural no para promover sus propios valores, sino para comprender diferentes culturas, y encontrar nuevas fuentes de inspiración, descubrir nuevos métodos de trabajo, etc. No buscan influenciar, sino ser influenciados. Escuchen a los artistas que descubren nuevos valores, respeto mutuo y comprensión dentro de lo diferente. Ellos son los verdaderos diplomáticos”. 


De la rueda de buenas prácticas destaco el trabajo de Marie Le Sourd, representante de On the Move, plataforma virtual que recoge e informa sobre las diferentes oportunidades de movilidad cultural a nivel internacional. Su trabajo es claro, sencillo y eficaz. Sin embargo, reconoció durante su presentación que no han logrado trabajar aún con ningún país de América Latina y que es uno de los retos que esperan asumir próximamente. Al conversar con ella y preguntarle por qué les costaba tanto establecer esa relación, comentó que no había sido por falta de intención, sino que no lograban encontrar una base de datos o un organismo oficial que reúna a los diferentes agentes o instituciones culturales para así poder establecer un contacto. Es como buscar a ciegas, sin saber a quién tocarle la puerta. Qué gran verdad, y aquí solo puedo hablar por mi país aunque intuyo que sucede igual en los países vecinos; si no podemos compartir lo que funciona y lo que no, si no medimos el impacto que tiene la cultura en nuestra sociedad, si es que entre (los cada vez más) agentes culturales no nos conocemos, y por ello, no construimos una relación de cooperación, ¿Cómo esperamos avanzar, mejorar, crecer en el sector cultural si no sabemos lo que existe?

Queda aún mucho camino por recorrer, y en Lima en particular, me temo que confiar en una gestión municipal eficiente es cada vez más difícil. Sin embargo, aquí otra gran verdad y diferencia mayúscula entre el modelo europeo y el sudamericano que aprendí de la academia y el tiempo que llevo en Barcelona: No podemos depender del gobierno. No solo no podemos, no deberíamos. Al reconocernos como ciudadanos, enfatizamos en nuestros derechos, pero solemos olvidar nuestros deberes. Las iniciativas, la preocupación, la búsqueda, debe salir de nosotros, somos igual de responsables. Las oportunidades y el potencial abundan, he constatado que el interés para la inversión y cooperación entre estos dos continentes existe, de este lado del mundo tenemos mucho que aprender sobre ello. Dejemos ya de ser espectadores, seamos protagonistas.

Como ya dije, volví a Barcelona, con más preguntas que respuestas, pero en definitiva con ganas, con muchas ganas y con la confirmación de que el campo de gestión cultural se hace cada vez más relevante. A partir de eventos como el organizado por ENCATC, una cosa queda clara: la cooperación y el desarrollo cultural están en nuestras manos.

viernes, 23 de enero de 2015

Desde Colombia, nuestro alumni Camilo Arévalo: "Entender la difusión del arte como una actividad sostenible"


Os presentamos a nuestro alumni Camilo Alfredo Arévalo Montealegre. Es de Colombia, tiene 25 años y su formación académica puede resumirse en tres etapas: la primera en el colegio Gimnasio Británico en Cundinamarca, donde recibió una educación tradicional inglesa con orientación administrativa; la segunda en la Universidad El Bosque en Bogotá, donde realizó estudios de Arte Dramático; y finalmente en la Universitat Internacional de Catalunya en Barcelona, donde cursó nuestros estudios del Máster Universitario en Gestión Cultural en el año académico 2013/2014. 





Transversalmente Camilo también ha trabajado como entrenador de acondicionamiento físico y expresión corporal en el Festival Art Foundation; así como en el departamento académico de Un Techo para mi País; y ha formado parte del equipo de servicios en turismo patrimonial y conservación ecológica para Parques Nacionales Naturales de Colombia.

El 15 de enero nos pusimos en contacto con él tras haber finalizado con éxito sus prácticas obligatorias del máster en la Galería Círculo del Arte y nos ha concedido la siguiente entrevista donde podréis conocer su actual actividad profesional.



Pregunta. Camilo actualmente estás trabajando en la Galería Círculo del Arte de Barcelona. ¿Cómo encontraste esta oferta laboral y desde cuándo llevas trabajando con ellos?

Respuesta. La oferta laboral la encontré mediante un proceso de indagación. En principio tenía que familiarizarme con la escena cultural de Barcelona, para lo cual fueron de gran ayuda todas las referencias de los docentes y las visitas de campo que hicimos a instituciones culturales. 

Tener un mapa claro de las instituciones culturales y oportunidades de admisión es fundamental en el momento de buscar las prácticas. Por supuesto una búsqueda exhaustiva. Así es como pude comprobar que los profesionales del sector cultural son muy amables, abiertos al diálogo y siempre buscando innovación. 

Tampoco hay que olvidar la serendipia, es decir (más allá de la expectativa de fortuna) la disposición de asociar elementos que en un principio parecían inconexos. En mi caso fue involucrarme en un entorno cultural y aplicar la creatividad artística al mundo de la gestión.

Un punto clave en esto fue salirme de la zona de confort, que para mí era el ámbito teatral. En otras palabras, reconocer que las competencias que se adquieren en el Máster  Universitario en Gestión Cultural son también la llave para integrarse a un mercado laboral variado. Al final, tu perfil encaja en un área artística que antes no habías considerado en profundidad y que puede representar un crecimiento profesional enorme.

Después de varios contactos, entrevistas y decisiones: comencé las prácticas el pasado mes de Julio y adquiriendo mayores responsabilidades cada vez. A raíz del buen desempeño han decidido integrarme en el equipo de trabajo para  este año 2015.


PLa Galería Círculo del Arte es un club de coleccionistas y galería de arte que ofrece a sus socios obra gráfica original de artistas contemporáneos, fotografías artísticas y libros ilustrados de coleccionista ¿cuál es tu función y qué actividades desarrollas dentro de esta institución?

R. En la galería trabajamos con un grupo de profesionales de primer nivel. Hay una interacción constante entre dirección general, dirección artística y administración. En este contexto, mi departamento es el de comunicación.

Cabe resaltar que uno de los aspectos más interesantes del trabajo es el multitasking. Todos los días se hacen varias tareas nuevas, también buscando incrementar la productividad. Puedes pasar de tratar obras muy delicadas en el almacén a gestionar redes sociales, colaborar en el montaje de una exposición y concluir la mañana coordinando envíos internacionales de piezas de arte. Es una labor muy gratificante.


PEn los fondos actuales de esta galería figuran obras de artistas internacionales de gran renombre como Chillida, Tàpies, Miró, Dalí, Beuys, Antonio Saura, Carlos Saura, Günter Grass, Rafael Canogar, Javier Mariscal, José Hernández, Rafael Alberti, Valerio Adami y muchos otros. ¿Qué sientes al trabajar rodeado de arte continuamente? ¿Qué es lo que más valoras de tu actual puesto de trabajo?

R. En el catálogo de la Galería hay piezas magnificas, sin duda. Tienes una sensación diferente, porque estás completamente convencido de la calidad del producto que ofreces. No es meramente una transacción comercial, estás compartiendo un producto cultural; lo cual exige una mirada y un trato distinto. 

Todo esto te impulsa a acercar las obras al público mediante políticas de gestión, estrategias de comunicación y planes promocionales. La idea es mostrar a los clientes y socios que en definitiva no es un lujo, sino una inversión. Brevemente, entender la difusión del arte como una actividad sostenible.

Lo que más valoro es el aprendizaje en el día a día mediante el trabajo conjunto, poder conversar con artistas consagrados, con profesionales del sector cultural y con amantes del arte es muy agradable. Te permite estar actualizado, cuestionarte y proponer nuevas respuestas.


PComo alumni de la Universitat Internacional de Catalunya ¿cómo combinas los conocimientos adquiridos en el Máster Universitario en Gestión Cultural durante el curso 2013/2014 con tu trabajo diario en esta institución?

R. Todo el tiempo estoy aplicando lo que aprendí en clase. La diferencia es que aquí las materias no están divididas, los conocimientos se integran en acciones productivas. En un mismo proyecto y de manera paralela estás gestionando cuentas, publicando comunicados oficiales y analizando los perfiles de compra de tus socios.

Entre todo, se debe entender que no hay fórmulas, eso equivaldría a reducir la labor de un gestor cultural a la repetición de actividades técnicas. Todas las herramientas que recibes en la formación del Máster Universitario en Gestión Cultural son útiles, pero depende de cada persona su aplicación.


PCamilo, llevas viviendo en Barcelona desde el año 2013. ¿Podrías compartir con nosotros alguna experiencia gratificante en esta ciudad y en el Máster Universitario en Gestión Cultural de la Universitat Internacional de Catalunya?

R. De Barcelona admiro la fortaleza con que valoran y defienden su identidad cultural. Lo ves en museos, bibliotecas, centros culturales, galerías, teatros, restaurantes, monumentos y festivales. Es una ciudad que descubres cada día y te permite ser parte activa de ella.

He tenido experiencias muy buenas, entre las cuales hay una que recuerdo con especial cariño. No ocurrió en la ciudad, pero sí en Cataluña. Se trata de una visita que realizamos a Montserrat, tuvo un gran impacto en mí porque conjugaba elementos de la vida que considero esenciales: encontré allí una relación armónica entre naturaleza, arte, patrimonio y arquitectura. Una visita muy recomendada. 


PDesde tu posición como profesional de la gestión cultural ¿cuáles son los principales desafíos que debe encarar un gestor cultural en la actualidad?

R. Los desafíos que identifico son aquellos relacionados con la apropiación del lenguaje. ¿Pero, qué tiene que ver el lenguaje? Pues bien, el manejo de distintos idiomas, del lenguaje digital y la apropiación de conceptos en todas las áreas profesionales que confluyen en la gestión cultural, pueden marcar una diferencia al definirse como un agente activo en el ámbito profesional de nuestro tiempo.

Transmitir ideas claras, a través de distintas plataformas, es una herramienta útil si se desea ser visible en el sector cultural: el arte también necesita medios creativos para dialogar con la sociedad. En cierta medida se trata de crear nuevos caminos de comunicación.


PY para finalizar, ¿qué libro, sitio web, blog o artículo recomendarías a nuestros lectores? Y ¿qué consejo darías a quienes están valorando estudiar este Máster en la Universitat Internacional de Catalunya?

R. Les recomiendo que lean los artículos seleccionados en la revista El Malpensante y, cuando tengan tiempo le den una ojeada a los cuentos de Cortázar, las entrevistas de Galeano, las novelas de García Márquez y los poemas de Benedetti.

Si están considerando estudiar el Máster Universitario en Gestión Cultural, una buena recomendación es conocer a fondo el sector cultural de su propio país. Al hacerlo van a plantearse preguntas y puede que tengan ideas sobre cómo mejorar la dinámica cultural de ese territorio. Esas ideas son las que van a tomar forma, a medida que se apropien de los conocimientos que se imparte en el máster de la Universitat Internacional de Catalunya  en el Campus de Barcelona.

¡Muchas gracias Camilo por concedernos esta entrevista! 

Desde el Máster Universitario en Gestión Cultural te deseamos todo lo mejor en esta nueva experiencia profesional que comienzas en la Galería Círculo del Arte de Barcelona en este año 2015.

lunes, 19 de enero de 2015

Los museos en la era de la ciudadania digital

Nuestro alumni Raúl Elizondo ha escrito el siguiente artículo para el proyecto en el que colabora: NodoCultura. Una red multidisciplinar formada por profesionales con experiencias en el ámbito museístico y desarrollo cultural. El texto gira en torno a la tecnología y los museos; y en él han colaborado con sus reflexiones, Laura de Bonix, coordinadora del Premio a la Innovación Cultural del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) y Conxa Rodà, directora de Estrategia y Comunicación del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). 


Es contundente que los primeros tres lustros del siglo XXI se han caracterizado por la revolución digital. Internet se ha convertido en un elemento imprescindible en la cotidianidad de personas, que a su vez han mutado para constituir un nuevo tipo de identidad social: una ciudadanía digital, de cierta efervescencia intelectual, generadora de contenidos y con un nivel de micropoder en sus acciones, resultado inherente del fenómeno que actualmente vivimos.

¿Cómo inciden estos factores en el estudio de públicos de museos y centros culturales?

Conxa Rodà -directora de Estrategia y Comunicación del Museo Nacional de Arte de Cataluña-, afirma que, “el usuario del siglo XXI ya no es un receptor pasivo de la comunicación, es un agente que opina, comenta, debate, recomienda, comparte y, crea contenidos. Las organizaciones culturales del siglo XXI, deben ser una plataforma que provoca, acoge e integra ese capital social.

En esa misma línea, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), ha creado el Premio Internacional a la Innovación Cultural, tal como nos comparte Laura de Bonis Freixes -coordinadora de la convocatoria-, “el mundo a nuestro alrededor está cambiando de manera radical y fascinante, por ello las instituciones culturales nos cuestionamos nuestra definición y forma de hacer y trabajar. El CCCB, con este premio, busca esta exploración, hacer partícipe a la ciudadanía en cómo debemos encarar el futuro cultural”. Laura de Bonis, enfatiza que “el espacio de cultura se ha permutado y ampliado, la tecnología ha desencadenado nuevos métodos de hacer y promover la cultura. Las nuevas tecnologías (más de la crisis económica-social) han suscitado a un cambio de paradigma, a la participación de la ciudadanía para la generación de una inteligencia colectiva muy potente. El público es activo y, aporta soluciones a los problemas. Innova y decide y crea cultura. Los centros debemos trabajar de esta perspectiva, teniendo muy en cuenta las necesidades del público actual y, su nueva fisiología”.

Para seguir con la lectura haz click aquí.

viernes, 16 de enero de 2015

"La diversidad de ofertas formativas en gestión cultural es un signo de vitalidad y de normalización de la profesión" - David Roselló Cerezuela

El día 15 de diciembre de 2014 el profesor David Roselló Cerezuela, director de Nexe Cultural y profesor de la asignatura de Instituciones y Políticas Culturales del Máster Universitario en Gestión Cultural de la Universidad Internacional de Catalunya nos concedió  la siguiente entrevista en la que nos hablaba de diferentes aspectos relacionados con esta profesión:


Pregunta. Profesor Roselló, usted es licenciado en Biología por la Universidad de Barcelona y pocos años después decidió realizar estudios de Máster en Gestión Cultural en esa misma Universidad, formando parte de la primera promoción de todo el Estado Español dedicada a esta materia. ¿Qué hizo que su formación discurriera por un camino aparentemente tan ajeno a la Biología?

Respuesta. Mi incipiente trayectoria profesional, en paralelo a mi formación como biólogo, ya se estaba conformando en torno a la educación en el tiempo libre, la animación sociocultural y, posteriormente, la gestión cultural. Este fue mi recorrido profesional. De todos modos los estudios de biología me dieron herramientas para gestionar cultura como son el rigor, la metodología, el esfuerzo, el orden, etc.


P. Una vez concluidos sus estudios sobre Gestión Cultural, a finales de los ochenta y principios de los años noventa, y tras una dilatada experiencia como docente y profesional en esta área, ¿cómo valora la evolución de las políticas culturales de nuestro país en estas últimas décadas?

R. En Cataluña, las políticas culturales se han ido consolidando considerablemente tanto a nivel nacional como local. Lo que hace unas décadas era extraño identificar ahora está totalmente normalizado: existen instituciones; profesionales; planes, programas y proyectos; presupuestos, equipamientos, etc. Todavía falta avanzar más en la normalización de las políticas culturales en la sociedad; es necesario que la gente entienda la importancia para nuestro país de dotarnos de una política cultural junto a las políticas educativas, sociales, de territorio, etc.


P. Tras su amplio currículum como profesor universitario en Gestión Cultural, tanto en nuestro país como en distintas universidades extranjeras, y ante el aumento de universitarios interesados por esta disciplina, ¿qué opinión le merece el incremento de enseñanzas de postgrado en Gestión Cultural y la diversidad de sus respectivos planes de estudios en las distintas universidades tanto de Cataluña como del resto del país?

R. Como gestor cultural y como docente invitado he de decir que la amplitud y diversidad de ofertas formativas es un signo de vitalidad y de normalización de la profesión. Es cierto también que con la crisis han cerrado muchas de estas ofertas. Quizás con el tiempo habría que definir mejor los planes de estudios, pero eso ya es trabajo de las instancias formativas institucionales de nuestro país, de la Generalidad (Consejerías de cultura y de educación), y de los interlocutores sociales de la gestión cultural (Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Cataluña y otros).


P. Profesor Roselló, a pesar del incremento en la oferta formativa en Gestión Cultural, constatamos que todavía hoy tanto los museos como las instituciones culturales de nuestro país no contemplan en sus convocatorias de selección de personal para puestos relacionados con la Gestión Cultural, las titulaciones correspondiente de Grado y Máster en esta materia, y en cambio sí ofrecen estas plazas a graduados en Humanidades, Geografía e Historia, o Periodismo y Comunicación. ¿A qué cree que puede responder esta realidad? ¿Quizá se deba a la falta de información de los propios organismos convocantes sobre los contenidos de los actuales planes de estudios de los Grados y Masters en Gestión Cultural que se imparten en las universidades españolas?

R. Todavía hay la sensación de que para trabajar en el sector cultural cualquiera sirve. Desde sectores muy profesionales, pero nada formados en la especificidad de la gestión cultural, hay reticencias a reconocer la formación como un requisito. Yo creo que tienen toda la información sobre la formación pero no acaban de reconocerla.


P. La UIC inició la impartición del Máster de Gestión Cultural en el curso 2001/2002 y desde el año 2005/2006 usted ha formado parte de su claustro de profesores. ¿Qué valoración le merece la evolución de estas enseñanzas después de ocho promociones salidas de sus aulas?

R. La UIC ha hecho un trabajo magnífico de formación de gestores y gestoras culturales tanto de Cataluña como de otras procedencias. No sólo ha formado académicamente a los alumnos sino que los ha insertado en el mundo profesional siempre que ha podido. El curso de la UIC se ha ido adaptando a los cambios de la sociedad, de la profesión y de los propios alumnos.


P. Desde su experiencia como docente y profesional que ejerce en este campo, ¿qué perspectivas de futuro laboral ve para los jóvenes estudiantes de esta promoción que han decidido estudiar el Máster de Gestión Cultural en la UIC? ¿Qué consejos puede darles para su futuro profesional?

R. Ciertamente la situación no es fácil. En todo caso, sugiero que más que buscar trabajo (un puesto de trabajo) presenten propuestas y proyectos a las instituciones públicas, las empresas privadas y también a las organizaciones sin ánimo de lucro. En el dilema de si especializarse o ser generalistas, creo que gana la primera opción: profundizar y ser los mejores en un tema, pero también estar abiertos a temas o áreas contiguas.


P. A la vista de su amplio currículum profesional y de los numerosos cursos de formación impartidos en distintas universidades y organismos en países Latinoamericanos, ¿cree que existe en estos países una mayor sensibilidad por la Gestión Cultural y que son lugares con interesantes perspectivas de futuro laboral para nuestros estudiantes del Máster?

R. Acabo de regresar de Colombia. Creo que en algunos países de América Latina han alcanzado ya niveles de experiencia, conocimientos, políticas y proyectos similares a los europeos y en algunos temas como la aportación de las políticas culturales al desarrollo de la comunidad, su experiencia y trabajo conceptual supera a cualquier otra iniciativa mundial.


P. De su amplia experiencia como gestor cultural, ¿qué proyecto de los realizados le ha proporcionado más satisfacciones?

R. No es un tópico, pero al terminar cada curso, sentir la satisfacción de la gente me hace feliz. Yo disfruto formando y me dejo la piel en cada clase, y por tanto deseo que la gente así lo sienta. Quiero transmitir pasión por nuestro trabajo.



Alumnos del Máster Universitario en Gestión Cultural exponen sus proyectos finales de la asignatura
Instituciones y Políticas Culturales impartida por el profesor David Roselló Cerezuela.

P. Para concluir, le pediría al profesor Roselló que nos recomendara aquella obra que considere de obligada lectura para la formación profesional de nuestros alumnos en Gestión Cultural.


R. Siempre he querido que alguien neutral (yo no puedo serlo) haga una lista de los top 10 de la gestión y las políticas culturales. Sugiero, por ejemplo: Colbert, F. y Cuadrado, M. Marketing de las artes y la cultura, Barcelona, Ariel Patrimonio, 2003.

miércoles, 14 de enero de 2015

Cocreation, distributed performances and alternative content for the big screen

Crónica sobre el workshop realizado el día 10 y 11 de noviembre de 2014 en el Institut del Teatre de Barcelona

Anna Fando, alumni del Máster Universitario en Gestión Cultural de la Universitat Internacional de Catalunya asistió a este evento realizado en el Institut del Teatre de Barcelona. Anna ha redactado la siguiente crónica para este blog y en ella nos revela los múltiples ejemplos que se presentaron en este taller para conocer el mundo de las propuestas culturales interactivas y de co-creación. 



By Anna Fando | Barcelona
Página web - Tumblr - Behance

Luz tenue, sonidos en directo y multipantallas al unísono que obligan a hacer del relato tu propia experiencia; eso es lo que atrapa de las nuevas propuestas performáticas que trabajan el concepto de co-creación: fenómenos aún experimentales o raros. Las nuevas tecnologías aplicadas a la transmisión de cultura o aplicadas a investigación de procesos performáticos aún son poco conocidas, workshops como éste sirven para recopilar información, profundizar y descubrir ¿cómo? ¿qué? y ¿quién?. Entre el material del que disponían los asistentes facilitado por la organización cabe destacar el dossier de La DGCEC i els sectors culturals que recoge las estadísticas de los principales sectores en este año 2014. A continuación se resumen las intervenciones habidas haciendo especial hincapié en los proyectos presentados y sus respectivos enlaces para poder visionar las diferentes propuestas.