lunes, 19 de enero de 2015

Los museos en la era de la ciudadania digital

Nuestro alumni Raúl Elizondo ha escrito el siguiente artículo para el proyecto en el que colabora: NodoCultura. Una red multidisciplinar formada por profesionales con experiencias en el ámbito museístico y desarrollo cultural. El texto gira en torno a la tecnología y los museos; y en él han colaborado con sus reflexiones, Laura de Bonix, coordinadora del Premio a la Innovación Cultural del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) y Conxa Rodà, directora de Estrategia y Comunicación del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). 


Es contundente que los primeros tres lustros del siglo XXI se han caracterizado por la revolución digital. Internet se ha convertido en un elemento imprescindible en la cotidianidad de personas, que a su vez han mutado para constituir un nuevo tipo de identidad social: una ciudadanía digital, de cierta efervescencia intelectual, generadora de contenidos y con un nivel de micropoder en sus acciones, resultado inherente del fenómeno que actualmente vivimos.

¿Cómo inciden estos factores en el estudio de públicos de museos y centros culturales?

Conxa Rodà -directora de Estrategia y Comunicación del Museo Nacional de Arte de Cataluña-, afirma que, “el usuario del siglo XXI ya no es un receptor pasivo de la comunicación, es un agente que opina, comenta, debate, recomienda, comparte y, crea contenidos. Las organizaciones culturales del siglo XXI, deben ser una plataforma que provoca, acoge e integra ese capital social.

En esa misma línea, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), ha creado el Premio Internacional a la Innovación Cultural, tal como nos comparte Laura de Bonis Freixes -coordinadora de la convocatoria-, “el mundo a nuestro alrededor está cambiando de manera radical y fascinante, por ello las instituciones culturales nos cuestionamos nuestra definición y forma de hacer y trabajar. El CCCB, con este premio, busca esta exploración, hacer partícipe a la ciudadanía en cómo debemos encarar el futuro cultural”. Laura de Bonis, enfatiza que “el espacio de cultura se ha permutado y ampliado, la tecnología ha desencadenado nuevos métodos de hacer y promover la cultura. Las nuevas tecnologías (más de la crisis económica-social) han suscitado a un cambio de paradigma, a la participación de la ciudadanía para la generación de una inteligencia colectiva muy potente. El público es activo y, aporta soluciones a los problemas. Innova y decide y crea cultura. Los centros debemos trabajar de esta perspectiva, teniendo muy en cuenta las necesidades del público actual y, su nueva fisiología”.

Para seguir con la lectura haz click aquí.