miércoles, 27 de mayo de 2015

Nuestra alumna Liliana Campos: "Os invito a descubrir Érase una vez Granada in situ. ¡No os vais a arrepentir, os lo garantizo!"

Os presentamos a nuestra alumna Liliana Campos Pallarés. Ella es de Granada y esta misma semana inicia una nueva actividad profesional en su ciudad natal para la que le deseamos los mayores éxitos. En esta entrevista Liliana nos habla de su experiencia profesional y académica antes de cursar el Máster Universitario en Gestión Cultural y nos ofrece sus reflexiones sobre su paso por el Campus de la UIC de Barcelona. También nos contará el nuevo proyecto cultural en el que se encuentra trabajando, “Érase una vez Granada”.

Liliana Campos. Máster Universitario en Gestión Cultural UIC
Liliana Campos Pallarés. Alumna del Máster Universitario en Gestión Cultural de la UIC Barcelona, 2014/2015.

Pregunta. Liliana, desde el año 2013, eres Doctora en Historia del Arte por la Universidad de Granada, con calificación de Sobresaliente Cum Laude y Mención Internacional. ¿Podrías explicarnos cuál fue el tema de tu tesis doctoral y qué significó para ti obtener este reconocimiento académico tras casi seis años de trabajo?

Respuesta. Hice mi tesis doctoral sobre la pintura de Pedro Machuca, un artista manierista conocido sobre todo por su faceta como arquitecto del Palacio de Carlos V en la Alhambra. Los años que dediqué a aquella investigación han sido, sin duda, los mejores de mi carrera, pese a que en ocasiones llegaba a hacerse duro. Fue algo parecido a ir recogiendo piezas de un puzzle desperdigado que cada vez iba cogiendo más forma, sólo que nunca podía estar segura de si encontraría o no la siguiente pieza, y si encajaría con el resto.

Recuerdo con especial cariño el trabajo de archivo, pasar horas y horas absorta entre legajos de 500 años de antigüedad a la búsqueda de algún documento que me diera pistas sobre el paradero de Machuca... ¡y los estornudos por todo ese polvo!

La defensa final supuso una enorme alegría, ya que significaba el reconocimiento a mucha constancia y esfuerzo. Además, el Patronato de la Alhambra me brindó la oportunidad de leer la tesis en el mismo Palacio de Carlos V, algo que fue muy especial para mí.


PDurante dos años fuiste profesora de la Universidad de Granada, por lo que conoces muy bien la dinámica que exigen los alumnos universitarios en las aulas. ¿Qué opinión te merece la docencia recibida en el Máster Universitario en Gestión Cultural de la UIC?

RCreo que uno de los puntos fuertes del Máster es la calidad de los docentes. Me encanta el hecho de que las clases sean sobre todo prácticas, impartidas por gestores culturales, gente que trabaja a pie de campo y que día a día experimenta la realidad del sector cultural. Para una persona como yo, que procede de un mundo eminentemente teórico como es el de la universidad, es un soplo de aire fresco. También considero que es un complemento muy bueno a mi formación académica.


PEn 2007 obtuviste una beca de la Agencia Nacional Leonardo da Vinci para realizar prácticas en el Museo dei Ragazzi del Palazzo Vecchio de Florencia. En él ejerciste de guía turística y colaboraste en la coordinación de los talleres educativos. ¿Qué supuso para ti obtener esta beca?¿Has realizado otras estancias en el extranjero?

RLos meses que trabajé en el Palazzo Vecchio fueron muy bonitos. Acababa de terminar la carrera, y decidí darme un pequeño respiro antes de empezar la tesis doctoral. Mi labor consistía sobre todo en realizar visitas guiadas por el museo tanto a turistas como a locales, aunque también participé en algunos talleres infantiles, que eran de lo más divertido. Llevaba a los niños por pasadizos secretos del palacio, y les decía que al cruzar una puerta viajaríamos en el tiempo siglos atrás hasta la época de Cosme I de Medici, conde duque de Florencia y en su día ilustre habitante del palacio. Cuando llegábamos a la sala en cuestión, los críos se encontraban con personas de la época, que eran mis propios compañeros disfrazados. ¡Imaginaos la cara de los enanos cuando veían eso!

Aquella no fue mi única experiencia en Italia. Anteriormente, durante el curso 2004/2005, estuve de Erasmus también en Florencia, y durante los años de tesis realicé dos estancias de investigación de varios meses, una en Roma y otra de nuevo en Florencia. No sabría decir cuánta pasta y pizza he comido en todo ese tiempo... pero mucha.


PLiliana, antes de comenzar el Máster ya tuviste experiencias relacionadas con la gestión cultural, sin embargo sabemos que tu propuesta de proyecto no llegó a ejecutarse. ¿En qué consistía ese proyecto y qué dificultades encontraste para decidir no ponerlo en marcha?

REra una librería-cafetería especializada en libros de arte, y con un espacio reservado para organizar actos culturales como presentaciones de libros, conferencias, talleres... La verdad es que el proyecto era apasionante y lo tenía muy avanzado. El local que había escogido era precioso, antiguo y en pleno centro de Granada, a dos minutos de la catedral. Pero como suele pasar, el montante económico no hacía más que subir y subir... y al final preferí no arriesgar tanto. Sigo pensando que es una buena idea, pero no me planteo llevarla a cabo si tengo que pedir tanto dinero prestado.


PAhora que ya estamos finalizando el último trimestre del curso, ¿crees que este Máster de la UIC Barcelona, te ha ofrecido las herramientas necesarias para poder gestionar de manera viable proyectos culturales como el que planteaste en su día?

RCreo que una profesión no se aprende realmente hasta que no se ejerce, pero sin duda cursar el máster me ha servido para adquirir herramientas y recursos que son imprescindibles para la gestión de cualquier proyecto cultural. Por poner un ejemplo, durante este curso he estudiado “números” por primera vez desde que terminé la enseñanza obligatoria; es algo que en principio te genera algo de miedo -por eso de tenerlos muy olvidados-, pero en realidad son nociones muy básicas a las que puedes sacar mucho rendimiento en un futuro. Y además, luego te das cuenta de que no eres tan torpe con los cálculos como creías.


PActualmente estás inmersa en Érase una vez Granada”, una iniciativa cultural que se lleva realizando ya en la ciudad de Córdoba con el nombre Érase una vez Córdoba desde hace varios años y con excelentes resultados. ¿Cuáles son los objetivos y retos a conseguir para consolidaros en Granada en este primer año de funcionamiento?

REl objetivo principal no es otro que trasladar a Granada la filosofía de "Érase una vez Córdoba", que consiste en trabajar con la materia prima más sugerente del patrimonio local y provincial. Pero hay que hacerlo adaptándose al nuevo escenario: aunque es indudable que tienen muchos puntos en común, Granada y Córdoba son ciudades con diferentes legados, que implican "almas" o esencias también distintas.

Nuestro producto principal será la ruta nocturna “Leyendas de Granada”, hermana de “Leyendas de Córdoba”, que nació hace tres años siendo una iniciativa pionera en esta ciudad (Córdoba). No os cuento más y os invito a que descubráis "Érase una vez Granada" in situ. ¡No os vais a arrepentir, os lo garantizo!


PLiliana, junto con tus compañeras del Máster Universitario en Gestión Cultural, Claudia Balboa e Irene Herreras, estáis elaborando el Proyecto de Fin de Máster sobre una propuesta de gestión cultural que dé solución al Espai Germanetes, un amplio solar  en el corazón del Eixample que durante más de una década ha permanecido sin uso. Hoy, una mínima parte de este solar está gestionada por las asociaciones vecinales y según el Pla Buits del Ayuntamiento de Barcelona. ¿Podrías avanzarnos en qué consiste vuestro proyecto de gestión cultural para este lugar?

R. Nuestro proyecto de gestión cultural consiste en la creación de un think tank, desde el cual se dé voz a los vecinos de l'Eixample, con la intención de mejorar su entorno urbano más próximo y de concienciar a la sociedad de la importancia de su implicación y compromiso con el territorio que habitan.

Los think tank no tienen todavía un amplio recorrido en Europa, y menos aún en España, pues su capacidad de influencia sobre la política está muy lejos de la alcanzada en EE.UU., donde se han convertido en los grandes dinamizadores del debate público. Sin embargo en estos últimos años se aprecia no sólo un incremento en el número de estas instituciones, sino también un uso cada vez mayor del término think tank para hacer referencia a centros que generan pensamiento en torno a las políticas públicas o lugares donde “se mueven ideas”.

Por ello, Think Tank Germanetes se plantea como una interesante propuesta de futuro, un lugar de encuentro, reflexión y debate de ideas en el corazón mismo del Eixample barcelonés, en beneficio de la sociedad.


P. Y ya para finalizar, ¿qué consejo darías a quienes están valorando estudiar el Máster Universitario en Gestión Cultural de la Universitat Internacional de Catalunya?

R. Les diría que se animen a ello. Van a aprender mucho, y de muy buenos profesionales de todos los sectores que engloban la gestión cultural. Sin duda es un máster exigente, y eso se nota para bien cuando haces balance final al acabar el curso. Y todo en un ambiente cómodo y distendido, pues el trato con el alumno por parte de los responsables del máster es muy cercano, casi diría que familiar, algo que yo he agradecido mucho.