lunes, 9 de enero de 2017

Trabajar en lo que nos apasiona: el éxito de Natalia Rojas Téllez

Foto tomada por: Crista Castellanos

Natalia Rojas Téllez
es colombiana y comunicadora social, egresada del Máster en Gestión Cultural de UIC  Barcelona en la modalidad de inglés. Después de realizar su práctica en la Editorial Gedisa (Barcelona), en la que pudo también aplicar sus conocimientos previos en comunicación y cine, decidió realizar otra pasantía en la Embajada de España en Colombia, donde ahora es consultora y crece profesionalmente.

Aquí nos cuenta un poco de su historia:

¿Qué hiciste como pasante cultural de la Embajada de España en Colombia y ahora qué haces con ellos como consultora? 

Cuando entré como pasante a la Consejería Cultural de la Embajada de España en Colombia, lo primero que hice fue abrir camino en un territorio que no había sido muy explorado: la comunicación. Me di cuenta que se hacían o apoyaban actividades culturales maravillosas, pero sin difusión, así que propuse la creación de la página web, la publicación de un boletín mensual, una estrategia sólida de redes sociales y fortalecer la visibilidad de la Institución a través de la prensa cultural colombiana y española.

Ahora como Consultora de Comunicaciones, lo que hago es ejecutar esas propuestas y mantenerlas en funcionamiento. La recepción del público en general, de la prensa y otras instituciones culturales, ha sido muy positiva, lo cual me hace muy feliz.


¿Qué recomendarías a los estudiantes que están a punto de realizar sus prácticas?

La clave está en crear una necesidad o cubrirla si ya existe, dependiendo en lo que seas bueno, en lo que sabes hacer y te apasiona. Tener el valor de proponer cosas nuevas. Otra cosa muy importante es hacer las prácticas en una organización que realmente les llame la atención, porque así no se queden allí, lo importante son los contactos y lo que se aprende.
Mientras estuve en Barcelona hice las prácticas en Editorial Gedisa, no me quedé ahí pero muchas de las cosas que aprendí allí, hoy las aplico en mi labor diaria de la Embajada.

¿Qué retos tienes ahora en la Embajada?

Para 2017 tenemos varios proyectos culturales que necesitarán de estrategias de comunicación digital y relaciones públicas muy fuertes para lograr llegar a nuestros diferentes públicos en todos los rincones del país, incluida la colonia española. Uno de esos eventos es la Muestra de Cine Español, una de las actividades estrella de la Consejería. Este año le fue muy bien y la idea es que el otro año crezca en número de días, de películas y por supuesto en asistencia. Es todo un reto porque hay muchos festivales de cine en Colombia y actividades culturales que también tienen mucho peso en el país. Son muchas las estrategias y actividades por adelantar el próximo año, a veces me aterran y me emocionan al mismo tiempo.

¿Nos podrías mencionar si con alguna de tus funciones estás llevando a cabo la invitación a "cambiar el mundo" que los profesores del Máster hacen constantemente?

Definitivamente, la Consejería Cultural trabaja sobre tres ejes: promoción cultural, cooperación cultural y cultura para el desarrollo. Casi todo lo que allí se hace tiene un propósito social o educativo enfocado hacia la comunidad. De hecho, la mayoría de las actividades propuestas para 2017 giran en torno al tema de la cultura como constructora de paz, un tema de vital importancia para Colombia ahora mismo.

Sabemos que además de ser Consultora de Comunicaciones de la embajada, piensas sacar adelante tu propio proyecto ¿Nos puedes contar brevemente algo de él?

Mi proyecto del máster se llama El  Museo de Museos y aunque estaba pensado para Barcelona, lo he adaptado a Bogotá. Hace poco el proyecto hizo parte de The Creative Enterprise Programme organizado por el British Council Colombia y Nesta. Recibí una asesoría buenísima para aterrizar la idea en Colombia. Me hace muy feliz saber que mi proyecto es apoyado por estas dos grandes instituciones, además por importantes gestores culturales que se acercaron y manifestaron su interés por trabajar en él. Cuando el proyecto esté más avanzado me encantaría trabajarlo con los gestores culturales de la Consejería, pues es un equipo maravilloso y muy profesional.

Después de tu experiencia en el Máster ¿llegaste a pensar que algún curso no era importante y luego comprobaste que sí lo era?

Me pasó precisamente con el proyecto cultural. Durante el máster no entendía muy bien el propósito de crearlo. Ahora no solo trabajo con el mío sino con todos los proyectos que desarrolla la Consejería, más los que llegan en búsqueda de apoyo. Constantemente recibimos proyectos culturales y me encanta leerlos, imaginarme cómo fue todo el proceso creativo, quiénes están detrás de ese proyecto, quiénes lo patrocinan y sobre todo, dejarse sorprender, porque uno no lo cree y hay gente muy innovadora haciendo cultura. Sin embargo, lo mejor de todo es crear los proyectos propios de la Consejería, estar en todas sus etapas, trabajar hasta el último detalle y finalmente ver cómo se convierten en una realidad. Es muy gratificante.