miércoles, 11 de julio de 2018

Tatiana Palma, estudiante del Máster Universitario en Gestión Cultural



Tatiana Palma es de Ecuador y tiene una licenciatura en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales paralelamente se ha formado en danza y ha participado en varios proyectos coreográficos nacionales e internacionales. Actualmente cursa el Máster Universitario en Gestión Cultural, UIC Barcelona. Ha realizado sus prácticas profesionales en Fundación Catalunya Cultura y sus segundas prácticas serán en Instituto Cervantes de Lyon.



¿Habías vivido o estado anteriormente en Barcelona? ¿Por qué esta ciudad para vivir y formarte?
Sí, tuve la suerte de visitar Barcelona anteriormente. Nunca la conocí tanto como ahora y aún sigo impresionándome cada día con el dinamismo de la ciudad, la gran oferta cultural, la diversidad y el ritmo de vida.
Antes de graduarme de la Universidad, ya tenía planificado venir a estudiar a Europa, especialmente porque quería estudiar Gestión Cultural y la oferta de este máster no existe aún en Ecuador. Así que, pase investigando sobre universidades y cuando visité Barcelona, decidí que era el lugar indicado, especialmente porque se respira arte por todas partes y es una capital cultural.
Aproveché escoger una ciudad y un programa que me permitieran ver de cerca proyectos culturales y artistas reconocidos mundialmente. Pienso que cada lugar es una oportunidad para aprender y Barcelona me sigue enseñando cada día.

¿Por qué has decidido aplicar en Fundación Catalunya Cultura?

 Una de las cosas que más me emocionaba del máster eran las prácticas, sería la primera vez que me transportaría del “escenario” al “backstage”, a la gestión. Así que era muy importante para mí escoger una empresa/institución que relacione todos mis intereses, por supuesto: la danza. Pero esta práctica me conectó con mi otro interés, ya que como vengo del mundo de las Ciencias Políticas, me interesa también el trabajo hacia el impulso de la economía naranja y la concientización de la importancia del apoyo a las artes y el impacto positivo que esto puede generar en la sociedad.
 Cuando me enteré sobre la oportunidad en la Fundación Catalunya Cultura, leí sobre la institución y me encantó. Son un referente cultural que propone un modelo interesante, buscando establecer vínculos entre las empresas y la sociedad con cultura, un vínculo colaborativo que incrementa las posibilidades de un desarrollo cultural sostenible. De esta forma, tienen relación con agentes clave del sector, ofrecen formaciones a proyectos culturales y trabajan por el impulso al mecenazgo cultural. Para mí, escoger la Fundación Catalunya Cultura fue una de las mejores coincidencias.

Cuéntanos cuál es tu puesto y qué tareas diarias realizas en la empresa.

La Fundación se conforma de 3 áreas de trabajo, 1) El acompañamiento de proyectos, 2) Estrategia de financiación e 3) Impulso al mecenazgo. Mi llegada a la Fundación coincidió con la apertura de la convocatoria de la Llotja (banco de proyectos), entonces apoye en esta área, receptando proyectos, manteniendo contacto con los postulantes y haciendo un registro/ base de datos, de esta forma pude conocer los proyectos emergentes no sólo de Barcelona sino a nivel nacional, de distintas disciplinas y enfoques de impacto.
Cada una de las responsables me acogió en su área, explicándome sus mecanismos de trabajo, estrategias, el contexto de situación en cultura y experiencias. Tuve la suerte de aprender de cada área. Entonces, estuve también en el área de estrategia de financiación, investigando sobre perfiles de empresas y posibilidades de vinculación con los proyectos culturales de la convocatoria, y así mismo, en el área de impulso al mecenazgo, con búsqueda de información relacionada al tema de interés.

¿Qué es lo que más te gusta de la práctica? 

Me gusta el enfoque de la Fundación y el modelo que proponen. También pienso que para quienes venimos de otros países, la Fundación te da una mirada amplia al contexto del sector cultural.
El trabajo de La Fundación es destacable, son un nexo necesario que aumenta las posibilidades de encontrar financiación a los proyectos artísticos por medio de una red de empresas comprometidas con la cultura. Además, me ha gustado especialmente porque me he quedado con la idea de que sería interesante plantear un proyecto así Ecuador y quizás me gustaría hacer algo parecido.

En septiembre comenzarás unas nuevas prácticas en Instituto Cervantes de Lyon, cuéntanos cómo has llegado a aplicar en esta institución.

Cuando llegué a la Universidad, nos contaron de la posibilidad de hacer prácticas en otros países y el Instituto Cervantes era una de las opciones, ya que tiene sedes en gran parte de Europa. Aprovechando la oportunidad, preparé mi carta de motivación, actualicé mi cv y apliqué sin dudarlo, con prioridades de destinos.
Pienso que Francia es un referente cultural nombrado por muchos de mis profesores aquí y en Ecuador, así mismo, el Instituto Cervantes, así que la idea es aprender tanto de la institución como de la ciudad en sí, estoy preparada para el nuevo desafío.

¿Qué te ha aportado en tu día a día laboral? / ¿Estás llevando a cabo en la práctica los conceptos adquiridos durante el Máster?

Claro, pienso que la combinación entre las clases y las prácticas es refuerzan el aprendizaje, es como ponerse a prueba, he ganado conocimientos técnicos y prácticos que desde ya están siendo muy útiles. En mi caso en particular, siento que tengo una visión más clara de hacia dónde quiero ir con mi carrera.

¿Qué tips sugerirías a los futuros estudiantes que van a buscar prácticas?

Hacer una lista de prioridades de los enfoques que más les interesen e investigar sobre instituciones o empresas a partir de esto. Aprovechar los convenios de la universidad, incluso las posibilidades de becas de prácticas, pero todo tiene que ser con tiempo porque generalmente hay un periodo establecido para la selección. Además, muchos de los profesores del máster tienen sus propias empresas o proyectos, pueden preguntar las posibilidades de aplicar.